Guía de buenas prácticas en el uso de la energía - València

Guía de buenas prácticas en el uso de la energía

Volver

La Oficina de la Energía facilita a la ciudadanía una Guía de buenas prácticas para el uso de la energía

El concejal Alejandro Ramon explica que “todo el mundo tiene que ser consciente del gasto energético que se hace a los hogares”

• La guía invita a hacer un buen uso de la lavadora

04/05/2021

El Ayuntamiento de València ofrece a través de la web municipal “consejos efectivos para hacer un buen uso de los electrodomésticos, utilizar al máximo la luz natural del día o ahorrar el gasto de agua”. El concejal de Emergencia Climática y Transición Energética, Alejandro Ramon, ha recordado hoy que esta guía de buenas prácticas para el uso de la energía está a disposición de toda la ciudadanía, y ha animado todo el mundo para que la consulte para contribuir a la reducción de gases de efecto invernadero, que son los causantes del cambio climático”.

 

La mencionada guía, que invita a hacer un buen uso de los electrodomésticos, explica que el que más energía consume es la nevera y recomienda evitar prácticas como la de introducir alimentos calientes. Este documento también hace un llamamiento para poner las lavadoras estrictamente necesarias, con la carga máxima, y para utilizar el menos posible la secadora, puesto que el clima de València permite secar la ropa al exterior a temperatura ambiente. Además, de dar consejos para un buen uso del lavaplatos, la plancha y el horno, la guía habla del “consumos fantasmas” de los aparatos que dejamos en modo de espera standby, puesto que esto representa hasta el 10% del consumo energético de una vivienda.

En cuanto al uso de la iluminación y del agua, los consejos son, entre otros, que no se dejen las luces encendidas en las habitaciones que no se utilizan, o cerrar el grifo en el momento de enjabonarse en la ducha, que no tiene que ser de más de 5 minutos.

La guía está editada antes de la pandemia del coronavirus, motivo por el cual se centra en las condiciones y las recomendaciones óptimas en un contexto de normalidad. Por ejemplo, se indica que a los hogares hay que ajustar la calefacción a una temperatura constante de 21 a 22 grados, así como el aire acondicionado (de 24 a 26 grados), y comprobar siempre que las ventanas estén bien cerradas. A este respeto, el concejal ha aclarado que “la excepcionalidad de la pandemia y los hábitos que facilitan la ventilación de espacios cerrados durante todos estos meses se tienen que mantener mientras nos afecte la pandemia; pero el resto de recomendaciones las podemos aplicar en todo momento para conseguir un ahorro energético y económico y contribuir en la lucha contra el cambio climático”.

“En definitiva -ha concluido el concejal- con este material el Ayuntamiento quiere recordar que todos tenemos que ser conscientes del gasto energético que se hace en los hogares, y de la posibilidad que tenemos todas las personas y familias de colaborar en la lucha contra el cambio climático”.

Recursos multimedia

Alejandro Ramón