18/12/2018 El Tiempo El Tiempo


Servicios de la web

Hall

INFOCIUDAD

logo Ayuntamiento de Valencia

IGLESIA DE SAN PABLO (INSTITUTO LUIS VIVES)

  • SAN PABLO, 4
  • 46002 VALENCIA
  • Teléfono: 96.351.05.68 Fax: 96.352.93.82

Iglesia Católica.

HISTORIA:

Recién establecida la Compañía de Jesús, San Ignacio de Loyola a instancias de don Juan Jerónimo Domenech, canónigo de Valencia, autorizó la construcción de un Colegio de Jesuitas, el primero en España. la fundación de éste se realizó en 1562 año que el santo ordenó al padre Araoz la compra de unas casas que con el huerto y otras dependencias donadas por el convento de Santa María Magdalena formaron el solar del edificio; económicamente ayudaron el Arzobispo Santo Tomás de Villanueva y doña Bárbara Pérez de San Vicente, cuyos restos mortales descansan bajo la puerta principal de la Iglesia de la Compañía.

La fundación se intituló Colegio de San Pablo Apóstol y con el tiempo se le añadió un Seminario para nobles cuyos colegiales residían permanentemente en él según datos de Orellana. De todo ello hoy subsiste el claustro o patio de colegio, de arcos de medio punto sobre columnas toscanas, decorado Arturo Mélida (1847-1902) con adornos cerámicos de gran belleza en el zócalo y las cornisas superiores con guirnaldas que entroncan con escudos de la ciudad colocados en las enjutas. Dicho patio fue reproducido por Sorolla como uno de los cincones artísticos de Valencia en su acuadro "El patio del Instituto". A la planta antigua se le han añadido otras dos, de traza actual, aunque adaptadas al conjunto arquitectónico antiguo. La iglesia, recientemente estudiada junto con la historia del colegio por Dalmases y Borrás en los congresos de la Corona de Aragón, es de planta rectangular de 26 metros de longitud por 10 de anchura y 15 de altura total -8'27 hasta la cornisa-. Tiene seis capillas entre los contrafuertes. La primera de la derecha, situándose en el testero es la de la Comunión de planta igualmente rectangular de 13'75 metros de longitud por 5'70 de anchura y 8 de altura, cubierta con bóveda vaída de arcos entallados de estilo barroco, así como los marcos de las pinturas de sus paramentos.

La nave es de orden compuesto y cubierta con bóveda de cañón con arcos resaltados y lunetos donde hay ventanas de forma rectangular, todo ello ornamentado con decoración barroca.
A los pies de la nave el coro alto, actualmente en obras de consolidación y restauración, se extiende sobre el vestíbulo o corredor que da acceso a aquella.
La capilla tiene dos puertas una de ellas recayente a la calle de San Pablo de estilo neoclásico y la otra al fondo del patio que comunica con el campo de deportes, es de estilo barroco con un medallón en la parte superior con el busto de San Pablo en relieve. Otras dos puertas practicas posteriormente comunican con el vestíbulo del colegio y el claustro, respectivamente.

El altar mayor, de madera dorada y atribuido por Orellana a Tomás Artigues, consta de dos cuerpos de orden compuesto con columnas estriadas que tienen el tercio inferior con molduras platerescas. En el nicho del centro del primer cuerpo conserva la imagen de San Pablo, en el remate más alto un lienzo enmarco ovalado que representa a la Inmaculada Concepción posiblemente de la escuela de Juan de Juanes. A ambos lados del nicho dos lienzos representando, el de la derecha, a Santa Catalina Virgen y Mártir, y el de la izquierda, a Santa María Magdalena penitente. Bajo el nicho de san Pablo una imagen pintada del Salvador. El retablo queda limitado por las estatuas de San Ignacio de Loyola a la derecha y San Francisco Javier a la izquierda. A ambos lados del altar mayor hay dos pequeños altares o credencias, el de la derecha, de madera tallada, con un lienzo representando a San Juan Nepomucemo, uno de los patronos de la Compañía, efigiado de rodillas con sobrepelliz blanco, y a sus pies un ángel llevando un crucifijo y una palma de martirio. Esta obra carece de firma pero a juzgar por una inscripción del marco debió de realizarse en Roma antes de mayor de 1724. El altar de la izquierda, del mismo tamaño y estilo que el anterior, contiene un lienzo que representa una Piedad.
El primer altar de la derecha situándose a los pies de la iglesia, dorado con columnas salomónicas, contiene un lienzo representando a la Inmaculada Concepción coronada por la Trinidad. Parece ser una copia de la Inmaculada de la Compañía, y está coronado por un pequeño lienzo representando a San Joaquín con la Virgen niña.
A continuación, y al lado del púlpito, el altar de Cristo Crucificado y a sus pies las esculturas de la Virgen y San Juan. El primer retablo a la izquierda, restaurado, es semejante al anterior y está actualmente dedicado al Sagrado Corazón de Jesús y a la Dormición de la Virgen; originariamente contenía un lienzo representando a San Ignacio ante la visión de Cristo con la Cruz a cuestas, actualmente conservado en una sala del primer piso del Instituto. El segundo altar a la izquierda, dedicado a San Francisco de Borja, es de madera tallada con columnas salomónicas doradas. Como remate un pequeño lienzo representando a San José y el Niño. Unos pequeños lienzos en el pedestal representan escenas de la vida de San Francisco y crucifisiones de santos mártires jesuitas. La capilla de la Comunión tiene un altar mayor de madera tallada y dorada y contiene una pequeña imagen policromada de la Purísima excesivamente pequeña para el marco donde está situada, lo que hace pensar que este altar tendría anteriormente otra advocación, posiblemente el que recoge un inventario del año 1711 conservado en el Archivo General del Reino, describiéndolo como dedicado a los Santos Estanislao de Kostka y Luis Gonzaga, lienzos que, recortados y enmarcados en medallones ovalados, están situados a ambos lados del citado altar. Esta capilla tiene además un interesante zócalo de azulejos de 1'70 metros, del siglo XVIII con decoración de frutas alternando con flores enmarcando plafones con alegorías eucarísticas. Es un reducido espacio el zócalo es de 1'30 centímetros y parece más antiguo, de colores azul y amarillo y anagramas de JHS.
Por último es de destacar en la nave de la capilla, la existencia de una gran losa de piedra con un cráneo y un par de huesos cruzados, situada sobre el pavimento y que da acceso a la cripta donde se realizaban los enterramientos de los religiosos de la Compañía que residían en el Colegio de San Pablo.
Del edificio destacan, asimismo, las dos monumentales escalinatas. La de la crujía este cúbrese por cúpula ochavada cuyas pechinas ostentase el escudo de los Ferrer, pues un miembro de esta familia, don Luis Ferrer, gobernador y virrey de Valencia, fue quien adquirió al hospital de beguines los terrenos necesarios para edificar el colegio de san Pablo. El intradós de esta cúpula decorase con interesantes esgrafiados seiscentistas. La cúpula de la escalera del ángulo NW, también restaurada, eleva su gálibo, recubierto también de tejería vidriada azul, gracias a la esbeltez de su tambor, abierto en sus ocho caras por otros tantos ventanales decorados con molduras a base de follajes y mascarones, decoración que se repite en el rosetón y florones de la cúpula. Circunda la base de esta cúpula, a modo de friso, una inscripción donde se lee . Las pechinas de esta cúpula contienen en relieve, anagramas propios de la Compañía de Jesús.
En la sala de profesores figuran varias pinturas de interés. Así una tabla de la Dormición de la Virgen, de taller joanesco, en cuya predela se representa la Adoración de los Pastores entre los dos santos Vicentes; serie de tres óleos de mediados del siglo XVII representando los Desposorios de la Virgen, la Visitación y la Circuncisión del Niño; de la misma época es un retrato anónimo de San Francisco de Borja y un lienzo del Salvador.
En el despacho del director se conserva un retrato de Carlos III, copia de Mengs, y una pintura de arte popular del siglo XVIII representando a San Francisco Javier como evangelizador del Japón y en una antesala, "gran pintura al fresco alegórica, de discípulo de Vicente López" (Tormo) en el techo.
Las obras de restauración y remodelación del Instituto Nacional "Luis Vives", dirigidas por los arquitectos Colomina Barberá y Hoyos Viejobueno, finalizaron en mayo de 1978.
Fue declarada, la iglesia, Monumento Histórico-Artístico Nacional en 1 de abril de 1983.



Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI