14/12/2018 El Tiempo El Tiempo


Servicios de la web

Hall

INFOCIUDAD

logo Ayuntamiento de Valencia

CASA CONSISTORIAL Y SU ENTORNO URBANÍSTICO - II

  • AYUNTAMIENTO, 1
  • 46002 VALENCIA

HISTORIA:

El edificio del Ayuntamiento, a cuya presencia monumental obedece el aprovechamiento urbanístico del solar del antiguo convento de San Francisco, se integra en la actual plaza del Ayuntamiento (antes del País Valencià, del Caudillo y previamente de Emilio Castelar), constituida por un conjunto de cierta coherencia arquitectónica ya protegida al ser declarada conjunto histórico-artístico. Por su parte el edificio del Ayuntamiento, en cuanto Museo Histórico-Artístico de la ciudad fue declarado monumento histórico artístico nacional el 1 de marzo de 1962.

El derribo en 1891 del citado antiguo convento de San Francisco, convertido a raíz de la desamortización en cuartel de caballería, determinó la existencia de un amplio solar que, con la plantación de un pintoresco jardín –el Parque de Castelar-, pronto adornado con las estatuas del pintor Ribera y del Marqués de Campo, ambas de Benlliure. Y las proximidades de la antigua estación de ferrocarril, construida por James Beatty en 1852 y derribada en 1920, así como del Ayuntamiento, fue atrayendo para sí, aunque lentamente, la condición de centro urbano de la ciudad. El proyecto de construcción de la nueva fachada del Ayuntamiento, presentado en 1905, y la construcción más rápida, del edificio de Correos, acentuaron la revalorización de aquel entorno, prácticamente periférico todavía, con vista a crear una gran plaza, la plaza Mayor de Valencia, a costa del aprovechamiento del susodicho Parque de Castelar, la bajada de San Francisco y la plaza de Cajeros, lo que entrañaba, también el saneamiento de zonas adyacentes, como el barrio de pescadores, cuya eliminación y nuevas urbanizaciones de las calles de Correos y Lauria llevó al cabo el arquitecto Rafael Alfaro a partir de 1907, aunque el proyecto se demoró considerablemente, si se piensa que en agosto de 1929 comenzó la adquisición de las primeras parcelas de la bajada de San Francisco, y que dos años más tarde la oficialmente llamada plaza de Castelar era prácticamente ya una realidad, habrá que admitir la eficacia y rapidez con que se acometieron estas obras, en buena parte gracias al empeño que puso en ello el alcalde de la ciudad Carlos Sousa, Marqués de Sotelo.

La urbanización de la plaza pudo darse por terminada en enero de 1933 al inaugurarse la plataforma central que cobijaba en su interior el mercado de flores. Polémica pero interesante construcción de Javier Goerlich, que presentaba un rompimiento circular en el centro con vista a dicho mercado, y cascadas en sus tres vértices. Además del Ayuntamiento, objeto de la detenida descripción que antecede habrá que referirse al edificio de Correos, de Miguel Ángel Navarro; edificio número 21 de Almenar; edificios números 22 y 23 de Mora, edificio de Balanzá de Goerlich, y luego Almenar; edificio de “La Equitativa”, de Vicente Rodríguez, sobre proyecto de Carbonell; edificio de la Société General de la Banque, obra dirigida por Eduardo Burgos Bosch; edificio de Cuadrado, cuya planta baja ocupa el Banco Zaragozano, según proyecto y ejecución del mismo Eduardo Burgos; edificio Barrachina, de Francisco Almenar y Javier Goerlich, que proyectó asimismo los comprendidos entre la calle En Llop y Cotanda y entre ésta y San Vicente, los dos últimos con fachadas a estas calles asimismo; los edificios Gil Cervera, de Joaquín Rieta; el edificio Rialto, de Cayetano Borso, y finalmente, el edificio del Ateneo Mercantil, según proyecto de Zavala, Rivas y Arzadun y ejecución de Artal y Borso.

Del edificio de Correos, del arquitecto de Zaragoza, Miguel Ángel Navarro, se ha dicho que ejemplifica el tipo de arquitectura de signo más ecléctico y afrancesado, repitiendo un poco el esquema de la nueva fachada del Ayuntamiento, que la torreta central, metálica principalmente, hace unos años desmontada, hacía más perceptible todavía. Su construcción se llevó a cabo entre 1915 y 1923. Realza su efecto monumental la presencia de varios grupos escultóricos con símbolos de las comunicaciones. En el tramo derecho de la fachada principal figura una lápida conmemorativa dedicada a Canalejas, cuyo busto en relieve es obra de Victor-Hino.

Algo anterior, y el edificio más antiguo de todo el conjunto, es la Casa de Noguera, cuyos bajos ocupó primero una subasta y un bar, luego la Librería Maraguat, en el número 22, proyectada en 1910 por Francisco Mora Berenguer según las pautas de un lenguaje neogótico con reminiscencias del estilo reyes católicos, en la línea de su Casa Ordeig, en la plaza del mercado esquina a Ramellets, o del Palacio Municipal de la Exposición, del propio Mora. De este arquitecto es asimismo el edificio colateral a la casa citada de la librería Maraguat, cuya esquina con la calle de Correos se resuelve en forma de chaflán convexo abierto por miradores cuyos vanos, así como otros detalles, se inspiran en un gótico menos exótico, y algún pilar cilíndrico de mosaico de colores en los miradores, en el arte gaudiano del Parque Güell de Barcelona.

Muy poco posterior a estos dos edificios de Mora es la casa Ernesto Ferrer (actualmente Caixa d’Estalvis i Pensions de Barcelona) en el número 21, que abre fachada también a la calle de las Barcas, proyectada en 1913 por Francisco Almenar. Consta, como las dos anteriores, de cinco plantas, jugando en su fachada un papel especial los balcones con balaustres de hierro, y la cúpula del remate, cubierta de pizarra, como concesión a la moda afrancesada y ecléctica. A Javier Goerlich, arquitecto mayor del Ayuntamiento desde 1931, hay que adjudicar el mayor número de edificios construidos en torno a esta plaza –además de la plataforma central aludida- ya que suyos son casa Balanzá (luego continuada por Almenar con fachadas a la calle de Ruzafa y Ribera, y chaflán convexo a la plaza del Ayuntamiento; el edificio de la Société General de la Banque –aunque la dirección fue de Eduardo Burgos-, cuyas plantas llegan al número de siete; el edificio del Banco Vitalicio, muy académico y contenido; el edificio Barrachina, en colaboración con Francisco Almenar, que alcanza las nueve plantas, con chaflanes muy definidos racayentes en parte a la calle de la Sangre y a la de En Llop; los edificios comprendidos entre esta calle y la confluencia con la calle de San Vicente, como el de los herederos de José Gras, Almacenes “Rey Don Jaime” (actualmente Citibank España SA) proyectado en 1931 y que en cierto modo repite la fórmula empleada en el edificio Barrachina, sólo que aquél es de más empeño y con fachada similar posterior, recayente a la calle de San Vicente. Son todos éstos, edificios construidos en conformidad con un estilo ecléctico, entre historicista y académico, ya algo periclitado para la época, pero a tono con el efectismo de los edificios del Ayuntamiento y Correos. En esta misma dirección habría que incluir a Eduardo Burgos Bosch, autor del proyecto del edificio de ”La Equitativa”, y autor constructor, a un tiempo del edificio del Banco Zaragozano, con fachada a la plaza del Ayuntamiento, y avenida del Marqués de Sotelo, con grandes arcos en la planta inferior, por influencia de la llamada “Escuela de Chicago”.

Mayor novedad y modernidad presentan los edificios comprendidos entre Casa Gil y el Ateneo Mercantil, ya que sus arquitectos se inspiraron también en las tendencias a la sazón más de vanguardia. El citado edificio de Casa Gil se debe a Joaquín Rieta Síster, y en él manifiesta ya su dominio del ladrillo visto y sus posibilidades decorativas, sintetizando influencias de la Escuela de Arquitectura holandesa y la propia tradición constructivista y artesanal española. Mayor progreso denota en orden a sus líneas arquitectónicas, el edificio Cervera, en número 10, del mismo Rieta Síster, construido en 1932, su obra más lograda en opinión de Alberto Peñín, tanto por la solución impuesta a la fachada, cuya monotonía rompe enérgicamente la prolongación ascendente impuesta a uno de los lados como por el concienzudo aprovechamiento de interiores.

Otro edificio interesante es el del cine Rialto, construido en 1939 por Cayetano Borso aprovechando una compleja parcela que también abre fachada a la calle de Moratín. En la recayente a la plaza del Ayuntamiento supo Borso superar la limitación obligada por su angostura con una distribución asimétrica, dentro de pautas típicamente racionalistas, que la compensan ventajosamente. La influencia de la escuela de Berlín, con Mendelsohn a la cabeza, es bien perceptible. Finalmente hay que citar el edificio del Ateneo Mercantil, cuyo proyecto definitivo, de 1931, se encargó a los arquitectos Zavala, Rivas y Arzadun, proyecto del que Alberto Peñín ha señalado la influencia que sobre él ejerció el proyecto de Arzadun, que fue premiado en el correspondiente concurso, y el de Fernández-Shaw, que fue uno de los que concurrieron al mismo. El edificio del Ateneo, el más singularizado de la plaza junto con el Ayuntamiento y Correos, fue dirigido en su construcción por los arquitectos Borso y Artal entre 1935 y 1940, imprimiendo al paso su respectiva huella. Destaca sobre todo su fachada por sus cinco grandes vanos abiertos sobre la planta principal, que como señala Garín Ortiz de Taranco son más bien recortes en el paramento delantero sobrepuesto. Fuera de algunas molduras algo neobarrocas que enmarcan ciertos ventanales, y los pináculos y acróteras de la terraza, pura concesión a la moda casticista del momento, la sobriedad y pureza de líneas destacan sobre cualquier otra nota. En el interior del edificio son de destacar el Gran salón-café decorado con pinturas murales de Manolo Gil; el teatro, el salón de fiestas, con pinturas al fresco ejecutadas por Ramón Stolz Viciano, sobre alegorías de los oficios gremiales más tradicionalmente valencianos, el salón Sorolla, con plafoncitos decorativos de principio de siglo, etc. La biblioteca es una de las más ricas de la capital siendo notable ya la colección pictórica constituida, en su mayor parte, por lienzos premiados por la propia sociedad en sus certámenes anuales del “Salón de Otoño”; además de los adquiridos o donados a la entidad, y la serie de retratos de presidentes.



Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI