19/09/2014 Sol Máx. : 26.3ºC Mín. : 23.4ºC


Servicios de la web

Hall

Antecedentes Históricos

Machina Hydraulica

En el año 1755 el Ayuntamiento de Valencia publicó, dirigido al gremio de “traginers”, la "Instrucción y método para la práctica y conservación de la Machina Hydraulica” (imagen de la izquierda) para extinguir incendios. En esta publicación se detalla dónde se encontraba lo que podríamos llamar "primer parque de Bomberos" (donde se guardaba la máquina hidráulica y el resto de material de extinción), en la plaza que había frente al Colegio del Señor Patriarca, hoy en día integrado en el edificio de la Universitat antigua. Eran los “traginers” los responsables de conducir la máquina y de usar la lanza (ser los bomberos intervinientes en la extinción), los cuales eran reforzados y complementados por los miembros de los gremios de obreros (24), canteros (6) y carpinteros (12), siendo sancionados los que no acudían. La Sección de Bomberos Zapadores de Valencia fue creada por la Mutua Contra Incendios de Valencia el 10 de septiembre de 1848 con la intención de proteger les propiedades intramuros de los mutualistas. La sede de la Mutua, donde se guardaba el material contra incendios, se encontraba en la plaza de la Figuereta (actualmente, está integrada en la Plaça de la Mare de Déu), detrás de les antiguas Casas Consistoriales (actualmente, son los jardines de la Generalitat y una parte de la Plaça de la Mare de Déu).

Poco después, se amplió la zona de actuación para cubrir las casas que los mutualistas tenían extramuros. El acuerdo que se adoptó era que si el incendio era intramuros, saldría a su extinción el retén al completo; si el incendio afectaba propiedades extramuros, solo saldría la mitad del retén, manteniéndose la otra mitad para dar respuesta a una emergencia que se pudiese producir muros adentro. Para resolver el problema y dar servicio a toda la ciudadanía, el Ayuntamiento de la Ciudad y la Mutua llegaron al acuerdo siguiente: de los gastos ocasionados en la extinción de un incendio en propiedades de un mutualista se haría cargo la Mutua, y de las producidas en la extinción de un incendio en propiedades de un no mutualista se haría cargo el Ayuntamiento de Valencia. Este acuerdo de funcionamiento entre Mutua y Ayuntamiento permaneció vigente hasta el 17 de octubre de 1857, momento en el que se acordó que el Ayuntamiento se haría cargo de la Sección de Bomberos Zapadores con todos sus gastos y la Mutua se encargaría de liquidar al Ayuntamiento los gastos correspondientes a las intervenciones de los bomberos en propiedades de mutualistas.

|


Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI